olores para vender más

27 agosto, 2021

Muchas marcas conocidas utilizan el olor como parte de su identidad corporativa para influir en el comportamiento de compra de sus clientes.

Es muy probable que al entrar en una tienda de ropa o en un hotel te hayas fijado en su aroma. Una fragancia estudiada para mejorar tu percepción de la marca, aumentar la valoración de sus productos y prolongar el tiempo que permaneces en el local. El resultado es que la fragancia les ayuda a vender más.    

El olor también es un componente importante en la estrategia de ventas de tu empresa. El marketing olfativo puede ayudarte a aumentar las ventas de tu negocio porque el olfato es un sentido mucho más potente que la vista y el oído para despertar emociones, sentimientos y recuerdos. Te ayuda a diferenciarte de tu competencia, y refuerza tu marca en la mente de tus consumidores.

Como expertos en marketing olfativo, te ofrecemos algunas pistas sobre la forma de utilizar el olor para aumentar tus ventas.

1.- El aroma de tu marca debe ser único.

Igual que tu nombre o tu logotipo, el olor de tu empresa —tu odotipo— tiene que ser único, para que identifique tu marca y transmita el valor de tus productos.

Algunos proveedores te ofrecerán un catálogo de olores para que elijas el que más te guste. Rechaza esta solución. Un aroma de catálogo lo usarán muchos, y puedes encontrarte con que tu tienda huele igual que la zapatería o la farmacia de la esquina.

Diseña un aroma a medida. Es una inversión razonable; menos de 1.000 euros. A cambio conseguirás un aroma único, que nadie más tendrá y que tus clientes recordarán.

2.- Fíjate en las emociones

El sentido del olfato está ligado a la emoción y la memoria. Por eso, con el olor adecuado puedes conseguir una conexión emocional con tus clientes. Los olores influyen sobre el estado de ánimo, los sentimientos y los recuerdos. Elije un olor que te haga sentir bien y que haga a tus clientes sentirse a gusto. Crearás con ellos un vínculo duradero, más allá de lo racional.

Déjate llevar por tus instintos, tu memoria y tus sensaciones.

3.- Planifica bien la difusión del aroma

Déjate guiar por los expertos para elegir el sistema adecuado. El aroma debe repartirse de forma uniforme por todo el espacio, y en algunos casos reforzarse en la entrada. Se trata de que la fragancia invita a tus clientes a entrar y a quedarse.

Los nebulizadores electrónicos son una buena solución para locales medianos y grandes. Para lugares más pequeños puedes usar sistemas más tradicionales, como los mikados. 

Con una difusión adecuada crearás un ambiente confortable que mejorará la experiencia de compra para el usuario.

4.- Usa el olor en tus ventas online

Al enviar las compras de tus clientes, perfuma la caja con tu aroma corporativo. Al abrirla, los clientes olerán la fragancia, y eso reforzará el valor de tu marca. 

Recordamos el 35% de lo que olemos, frente al 5% de lo que vemos, el 2% de lo que oímos y el 1% de lo que tocamos. Por eso, en las ventas online el olor te ayudará a  hacerte un hueco en la mente de tu público objetivo.

5.- Elige un olor sencillo

La experiencia demuestra que los olores sencillos y limpios funcionan mejor que los perfumes complicados. Se trata de conseguir un olor único manteniendo la simplicidad. Es parecido a lo que sucede con un logotipo; los mejores son inconfundibles, pero muy sencillos.

En la mayoría de los casos acertarás si te decides por un olor cálido y confortable, basado en las maderas, el almizcle, el ámbar o la vainilla. Varios experimentos han demostrado que la gente compra más cuando se encuentra con un olor cálido.

En algunos casos, sin embargo, la mejor solución es un aroma fresco y estimulante. Por ejemplo, cuando tu clientela es joven o el tipo de producto que vendes responde a la compra de impulso.

6.- Utiliza tu imaginación

Puedes usar el olor de tu marca para fidelizar a tus clientes. Considera regalarles con sus compras un pequeño vial con la fragancia para aromatizar su armario. O crear un ambientador de coche con un olor basado en tu odotipo.

Cuando tengas tu aroma corporativo, también puedes usarlo para crear un perfume con tu marca, sobre todo si tus productos tienen relación con la moda o el cuidado personal. 

7.- Pregunta a tus clientes

Es muy habitual que los olores nos traigan recuerdos o sensaciones del pasado. Pregúntales a tus clientes qué sienten al oler tu fragancia. Es muy probable que te sorprenda con historias o anécdotas inesperadas que te servirán de inspiración para mejorar tu negocio.

Esencias para atraer clientes. Algunos aromas para tu odotipo

  • Vainilla — Cálido y acogedor. Evoca el regazo materno. Combina muy bien con otros aromas cálidos.
  • Canela — El olor del hogar. Trae recuerdos de infancia y Navidad
  • Maderas — Elegante y clásico. Masculino. Relajado y tranquilo.
  • Bergamota — Optimista y confiado.
  • Cítricos (naranja, limón, lima, mandarina, yuzu) — Joven, fresco, limpio y lleno de energía.
  • Lavanda — Relajante y sereno. Evoca la naturaleza.
  • Menta, hierbabuena, albahaca — Estimulante, evoca la concentración y el diálogo.  
  • Frutas — El olor de la inocencia. Éxito asegurado con los niños
  • Flores — Elegantes, femeninos, sutiles. Evocan un ambiente sofisticado.
  • Pan recién horneado — Un olor mágico, reconfortante. Despierta el apetito
  • Café — Despierta los sentidos. Potencia nuestros procesos cognitivos y mejorar nuestro estado de ánimo.
  • Chocolate — Dulce, apetecible, goloso.
  • — Un olor sofisticado y suave, que evoca serenidad y refinamiento.
  • Frutos del bosque — Evoca la naturaleza, los espacios abiertos y la libertad.
  • Almizcle — Un olor íntimo, animal, cálido y sensual.

En Pressentia somos expertos en crear olores a medida y experiencias olfativas para nuestros clientes. Si tienes un proyecto relacionado con el olor no dudes en consultarnos. Con nosotros encontrarás asesoramiento experto en marketing olfativo y una respuesta adecuada para lo que estás buscando.

Te invitamos a seguir en contacto. Suscríbete a nuestra lista de novedades dejándonos tu e-mail en la parte derecha de esta página.